Las gafas: Un estilo para cada cara

La forma de la cara, así como la forma de la nariz o el color de pelo, son características que debemos de tener en cuenta a la hora de elegir unas gafas, ya sean de sol o para corregir la vista.

Qué gafas usar según la forma del rostro:

Rostro cuadrado: en el hombre se puede potenciar esa apariencia marcada y positiva con una montura también cuadrada, pero en la mujer se recomienda una forma suave y redondeada para eliminar el aspecto de dureza. No favorecen unas gafas demasiado pequeñas porque pueden ofrecer una impresión más compacta de la cara. La anchura de la montura deberá ser proporcional a la anchura de la cara. Usar material fino o gafas al aire y de colores principalmente claros. La misión será suavizar el rostro alargando las facciones.

Rostro triangular: este tipo de rostro alargado puede ser potenciado estéticamente con monturas finas, ligeras y de líneas verticales, pero si la frente es ancha, utilizar formas altas de aro. No favorecen las monturas con forma de “mariposa”, ni las formas cuadradas. Son recomendables las monturas de pasta gruesa y de colores oscuros, evitando los llamativos. La misión será crear un efecto horizontal suavizando las facciones.

Rostro redondo: es preferible usar monturas duras de líneas verticales que acentúen la parte alta del rostro. Evitar las monturas redondas. Las varillas deberán ser decoradas o montadas al aire con una forma que no acentúe la redondez del rostro y se pueden usar colores claros y oscuros. La misión será potenciar el pómulo y alargar las facciones.

Rostro ovalado: la persona que posee este tipo de cara es muy afortunada ya que cualquier tipo de montura, color, material o forma, le sentará bien a su rostro, por lo que es preferible que escoja una montura que se adapte a su personalidad. La misión será procurar que la montura no rompa la armonía del óvalo.

Una montura que se adapta a ti

Según el tipo de nariz será recomendable una montura u otra. Para personas con nariz larga es preferible usar monturas con varillas altas y con puente doble para simular una nariz mas corta. Con una nariz grande habrá que encontrar el equilibrio con unas gafas grandes y de metal, evitando las monturas pequeñas y redondas. Para una nariz pequeña, usar monturas de puente alto y con colores ligeros para alargar la nariz.

También sería bueno estudiar la forma, color y volumen de nuestro cabello. Los cabellos rubios toleran mejor las monturas de color suave y, por el contrario, para cabellos oscuros es mas favorecdor unas gafas marcadas en forma y color. Si el pelo es largo o con un corte llamativo se debe optar por unas gafas sencillas. En cuestión de colores, el azul claro es ideal para cabellos rubio y plateados; los lilas para cabellos plateados y tono pálido de piel; el negro se adapta muy bien a las caras morenas sin descartar que pueda quedar bien a una cara pálida de rasgos suaves; los verdes y amarillos se adaptan bien a pelos rojizos, rubios o castaño claro; los marrones y ocres son cálidos y fáciles de combinar pero pueden resultar monótonos; y el rojo es ideal para un cabello rubio.




There are no comments

Add yours